El récord de almacenamiento: 201 GB en la palma de tu mano

El récord de almacenamiento: 201 GB en la palma de tu mano

IBM y Sony han establecido un nuevo récord en cuanto a espacio de almacenamiento: 201GB sin comprimir en un trozo de cinta de una pulgada, 330TB en un cartucho.

Las cintas son usadas desde hace más de 60 años. Sin embargo, desde que fueron inventadas, no han parado de evolucionar. Es uno de esos inventos en el mundo de la tecnología que aún sigue totalmente vigente ya que son un elemento bastante confiable a la hora de hacer respaldo, además de tener un coste por GB muy reducido. He ahí la razón por las que una aplastante mayoría de los datacenters del mundo siguen usando este dispositivo hoy en día para almacenar sus respaldos.

La primera cinta fabricada por IBM almacenaba la cuantiosa suma de 2MB, una cantidad respetable para el año en que se concibió. Pero actualmente las cintas tienen capacidades mucho más allá de estos valores, alcanzando espacios de almacenamiento de hasta 220 TeraBytes. Ahora, la misma IBM en conjunto con Sony Storage Media Solutions, han logrado batir el récord de almacenamiento con una nueva cinta que, teóricamente, podría almacenar 330 TeraBytes de datos sin comprimir.

Aunque este tipo de cinta resulta un poco más costosa debido al proceso de fabricación, su costo por TeraByte sigue siendo increíblemente atractivo para almacenar “datos en frío”. Además, debido a su gran capacidad, las empresas que usan sistemas de cintas estarán seguramente interesadas en la nueva tecnología.

El record de almacenamiento fue un trabajo de equipo

Para lograr esta asombrosa capacidad de almacenamiento, los investigadores han tenido que desarrollar diversas tecnologías completamente novedosas. Sony e IBM abordaron distintas partes del problema. Por una parte, Sony se encargó de desarrollar un nuevo tipo de cinta que tuviese una densidad magnética superior, mientras que IBM trabajaba en nuevos cabezales y tecnología de procesamiento de señales que pudieran leer esa cinta y extraer los datos.

La cinta se ha utilizado tradicionalmente para almacenar vídeos, respaldos, réplicas para recuperación de desastres y retención de información on premise, pero la industria también se está expandiendo a aplicaciones en la nube. Aunque se espera que el costo de fabricación de la nueva cinta sea un poco más elevado que la cinta comercial actual, el potencial de una capacidad muy alta hará que el costo por terabyte sea muy atractivo, haciendo esta tecnología práctica para el almacenamiento en frío en la nube.

Evangelos Eleftheriou, IBM

Sony desarrolló dos tecnologías bastante novedosas. En primer lugar, un sistema de lubricación especial que asegura la estabilidad de la cinta mientras se lee o escribe y, en segundo lugar, un nuevo tipo de cinta magnética.

Quizás te interese:   HAMR, la tecnología que revolucionará los discos duros

Nueva tecnología para la nueva tecnología

Normalmente, la capa magnética de las cintas se aplica como si fuese una pintura, en forma líquida. En este caso, Sony, ha usado una técnica usada por la industria de semiconductores y discos duros desde hace décadas: La deposición por pulverización catódica.

Esta técnica permite que los granos magnéticos de la cinta sean de unos pocos nanómetros de longitud y no de decenas o cientos de nanómetros, como en el caso de las cintas comerciales. Esto hace la superficie de la cinta bastante similar a la superficie de los discos duros comerciales, lo que nos lleva a la parte de la investigación conducida por IBM.

Una sección transversal del prototipo de cinta magnética

Una sección transversal del prototipo de cinta magnética. Imagen cortesía de Sony

Aunque no se tienen detalles precisos sobre el nuevo cabezal, aparentemente es un cabezal magneto-resistivo de túnel de 48 nm de ancho, muy similar a los que encontraríamos en los discos duros. Este nuevo cabezal, combinado con una nueva tecnología de servo que controla con precisión el flujo de cinta a través del sistema, permite una precisión de posición de menos de 7nm. El nuevo algoritmo de procesamiento de señales, diseñado por IBM, ayuda al sistema a entender los diminutos campos magnéticos que están siendo leídos por el cabezal.

Increíble la evolución de las cintas en tan solo 10 años.

IBM ha pasado de fabricar cintas de 8 TB en el 2006 a cintas de 220 TB en el 2015. Este nuevo hito en cuanto a espacio de almacenamiento en frío lleva esa evolución a muchas veces más de lo que ya era hace dos años, con 330 TB de almacenamiento teórico. Con esta cantidad de espacio, los datacenters podrán tener menos cartuchos para realizar los respaldos de su, cada vez mayor, volumen de datos.

Quizás te interese:   Nueva técnica permite almacenar 1000 TB en un disco óptico

La evolución de las cintas de almacenamiento de IBM

Aparentemente, el mercado del almacenamiento no tiene límites, pues cada vez son mayores los volúmenes de datos que se manejan en los datacenters. Y al parecer, por lo menos por ahora, esta tecnología es la que viene a salvar todos esos videos de gatitos y bebés juguetones para que no se pierdan en caso de una catástrofe tecnológica. Quizá en un futuro aparezca algo mejor con una relación similar precio-capacidad. Pero por ahora la cinta está lejos de ser obsoleta.

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Fuente: Arstechnica

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.