Nueva técnica permite aplicar varias vacunas en una sola

Nueva técnica permite aplicar varias vacunas en una sola

Una nueva técnica desarrollada por investigadores del MIT podría acabar con la larga lista de pinchazos que tenemos que sufrir a lo largo de nuestras vidas.

Desde que llegamos al mundo somos pinchados. Nos reciben con un pinchazo y ese es el inicio de una larga lista de pinchazos a lo largo de nuestra vida. Todo esto con el objetivo de protegernos contra los agentes y enfermedades que rondan el ambiente y que de otra manera podrían atacar el inmaduro sistema inmune de los recién nacidos. Pero, ¿Por qué tienen que pincharnos tantas veces durante nuestra vida?

El tema de los calendarios de vacunación surge debido a que el sistema inmunológico de los bebés no está preparado para ciertos agentes y algunos otros requieren un refuerzo para preparar adecuadamente al sistema inmune ante el ataque del virus contra el cual está siendo vacunado. Esta es la razón por la cual no recibimos todas las dosis en un solo pinchazo y, por el contrario, debemos acudir a un centro médico cada dos o tres meses a recibir el pinchazo que corresponde.

Pero esto podría estar por llegar a su fin gracias a una nueva técnica desarrollada por investigadores del MIT que permitiría desarrollar una vacuna especial que puede contener varias dosis que se liberan a tiempos específicos. Esto permitiría que, por ejemplo, un bebé reciba su pinchazo al nacer y no necesite más pinchazos hasta pasado un año o dos.

Una compilación de vacunas: Varias vacunas en una sola

Aunque no padezcas de belonefobia, no creo que sea muy agradable que te pinchen a cada rato. Todos recibimos las vacunas por la única razón de que son necesarias. Y aunque hay investigaciones centradas en acabar definitivamente con los pinchazos, esta es una realidad que aún está lejos de materializarse. En cambio, otros investigadores han tomado un rumbo distinto. Un rumbo en el que, si bien no eliminan por completo los pinchazos, son capaces de reducirlos al mínimo.

Quizás te interese:   Usan una planta para fabricar vacunas contra la polio

Así es como estos investigadores diseñaron una micropartículas, que básicamente son unos recipientes microscópicos, en los cuales almacenan las dosis de las vacunas. Estas micropartículas son capaces de disolverse a tiempos específicos, por lo que podría administrar vacunas o medicamentos a lo largo del tiempo de forma controlada.

Las micropartículas están compuestas por un polímero biocompatible y aprobado por la FDA, y como ya comentábamos, puede ser diseñado para disolverse a tiempos específicos, por lo que podrías recibir la vacuna hoy y dentro de tres meses cuando toca el refuerzo, las micropartículas se disuelven liberando la nueva dosis y ahorrándote una o varias vacunas, y el consecuente pinchazo.

El reto: Una sola vacuna que contenga las dosis de un año

Los investigadores lograron entregar tres dosis en 9, 20 y 41 días con un solo pinchazo en ratones. Compilando varias dosis embutidas en estos pequeños contenedores, con una sola vacuna se pueden inyectar todas las dosis y luego las micropartículas se degradarán en el tiempo para entregar cada dosis en el tiempo adecuado. Dependiendo de varios factores, el biopolímero se degrada a diferentes velocidades, permitiendo, en efecto, entregar las dosis cuando corresponde.

En las pruebas, los investigadores lograron diseñar una dosis que fuese entregada cientos de días después de su inyección y aparentemente los sujetos de pruebas obtuvieron respuesta inmune adecuadas. Sin embargo, los investigadores se encuentran realizando pruebas para determinar si el contenido de las micropartículas se mantiene estable a la temperatura normal del cuerpo por suficiente tiempo como para implementar suficientes dosis para uno o dos años.

Ahora están probando esta técnica con una variedad de fármacos, incluyendo vacunas existentes, tales como la vacuna inactivada contra la polio, y nuevas vacunas aún en desarrollo. También están trabajando en estrategias para estabilizar las vacunas y lograr que estas puedan permanecer invariables durante el tiempo suficiente para su entrega en las condiciones de temperatura del cuerpo humano.

La idea es reducir los pinchazos al mínimo, sin importar el motivo

Gracias a esta tecnología, podrían administrarse medicamentos que requieren dosis regulares como los tratamientos contra las alergias o similares que requieren varias dosis y compilarlas en una sola.

Quizás te interese:   Nuevo descubrimiento nos acerca a la vacuna contra el Dengue

Si no podemos escaparnos de los pinchazos, por lo menos podemos reducirlos. Esta puede ser una solución para todos los que detestamos las agujas mientras esperamos por la invención del Hypospray.

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Fuente: MIT News

Deja un comentario