Logran revertir el envejecimiento usando células madre

Logran revertir el envejecimiento usando células madre

Una terapia con células madre ha demostrado ser capaz de alargar la vida entre un 10 y 15% e inclusive podría revertir los efectos del envejecimiento.

Vivir eternamente podría ser el sueño de muchos. Sin embargo, la expectativa de vida de un ser humano, aunque varía bastante dependiendo de la región y condición socioeconómica, se puede promediar en 70 años. O según las estadísticas recopiladas en el 2015, 71,4 años. Sin embargo, siempre estamos en la búsqueda de extender ese número, aunque sea un poco.

Aunque la tecnología avanza a pasos agigantados, 70 años se nos siguen antojando pocos, y es por eso que muchos investigadores buscan de distintas maneras la forma de extender la expectativa de vida de las personas e inclusive, por qué no, revertir el envejecimiento.

Hasta ahora se había tenido un éxito parcial estudiando los telómeros, que son como los “terminadores” de nuestros cromosomas. Se ha descubierto que la longitud de estos influye directamente en el tiempo de vida que nos queda. A más cortos, menos años de vida nos quedan y por esta razón han hecho múltiples esfuerzos por alargarlos de alguna manera.

Quizás te interese:   Tejido vivo impreso en 3D. ¿Una nueva revolución médica?

Sin embargo, este enfoque es distinto. En este caso, el Doctor Dongsheng Cai, profesor de farmacología molecular en el colegio de medicina Albert Einstein en New York, ha descubierto que existen células madre en el hipotálamo; Y descubrió que estas células están relacionadas con cuán rápido ocurre el envejecimiento del cuerpo.

Se sabía que el hipotálamo regulaba procesos importantes incluyendo crecimiento, desarrollo, reproducción y metabolismo. Pero en 2013, investigadores de este mismo instituto publicaron un paper donde describían que también se encargaba de controlar el envejecimiento en el cuerpo. Ahora estos investigadores han encontrado la causa.

Los investigadores encontraron un pequeño grupo de células madre neurales adultas, que se sabe, son responsables de la formación de nuevas neuronas. Descubrieron que, mientras el número de estas células disminuye naturalmente con el tiempo, o si su función se interrumpe, los órganos del cuerpo y los procesos metabólicos envejecen más rápido y la muerte se produce antes.

Para determinar si las células madre del hipotálamo eran la clave del envejecimiento, los investigadores primero observaron lo que ocurría con esas células mientras ratones sanos crecían. El número de células madre hipotalámicas comenzó a disminuir cuando los animales alcanzaron alrededor de 10 meses, lo que es varios meses antes de que aparezcan los signos habituales de envejecimiento. Al llegar cerca de los dos años de edad, que es cuando empiezan a aparecer los síntomas de la vejez en los ratones, la mayoría de estas células había desaparecido. Pero lo más impresionante de todo es que los investigadores encontraron que los efectos de este proceso se podían revertir.

Regresando el Reloj

Para estudiar esto, los investigadores primero estudiaron lo que pasaba en los ratones cuando las células en cuestión eran destruidas. Cuando estas células fueron destruidas, los ratones empezaron rápidamente a mostrar signos de envejecimiento prematuro. Luego de esto, los científicos se preguntaron si era posible revertir el proceso inyectando nuevamente las células madre en el hipotálamo.

Inyectaron estas células en el hipotálamo de los ratones a los que se les había destruido las células madre neurales y a ratones que habían envejecido naturalmente. En ambos casos, el tratamiento logró ralentizar el envejecimiento y en algunos casos, revertir los síntomas de la edad.

Al parecer, las células madre hipotalámicas ejercen sus efectos antienvejecimiento al liberar moléculas llamadas microRNAs. Estas no están involucradas en la síntesis de proteínas, sino que desempeñan un papel clave en la regulación de la expresión génica. Los microRNAs se empaquetan en pequeñas partículas llamadas exosomas, que las células madre hipotalámicas liberan en el líquido cefalorraquídeo de los ratones.

Los investigadores extrajeron los exosomas que contenían microRNAs de células madre hipotalámicas y los inyectaron en el líquido cefalorraquídeo de dos grupos de ratones: ratones de mediana edad cuyas células madre hipotalámicas habían sido destruidas y ratones normales de mediana edad. Este tratamiento disminuyó significativamente el envejecimiento en ambos grupos de animales, medido por análisis de tejidos y pruebas de comportamiento que implicaron evaluar cambios en la resistencia muscular de los animales, coordinación, comportamiento social y capacidad cognitiva.

La vejez sigue siendo cosa de genética

El microRNAs contenido en los exosomas, son pequeños fragmentos de material genético que juegan un papel clave en la regulación de la actividad génica. Al emparejarse con las moléculas de ARN “mensajero”, que llevan instrucciones de código genético a la maquinaria de generación de proteínas en las células, pueden desactivar efectivamente ciertos genes.

Quizás te interese:   La fuente de la juventud se esconde en el ARN mensajero

Los investigadores ahora están tratando de identificar las poblaciones particulares de microRNAs y tal vez otros factores secretados por estas células madre que son responsables de estos efectos anti-envejecimiento, un primer paso hacia la posible ralentización del proceso de envejecimiento y el tratamiento de enfermedades relacionadas con la edad.

El próximo paso es fabricar células madre neurales humanas en laboratorio para realizar prueba. Sin embargo, la biología de los humanos es mucho más compleja, por lo que las pruebas efectivas quizá tarden un poco más mientras estudian los demás factores que pudiesen estar involucrados en el envejecimiento.

Quizá en unos años podamos alargar nuestra expectativa de vida unos diez años con esta técnica. O quizás combinando varios de los estudios ya realizados con éxito, podamos extender esta expectativa de vida mucho más.

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Fuente: Nature

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.