Una planta biónica convierte la luz solar en combustible

Planta Bionica

Un equipo de científicos ha logrado construir un dispositivo que convierte la luz solar y el aire en isopropanol usando una bacteria.

Aunque sabemos que la luz solar tiene un potencial casi ilimitado, aun no hemos llegado al punto de aprovecharlo completamente. De hecho, nuestras celdas solares aprovechan un pobre 30% como mucho de esta energía. Aunque no lo parezca, las plantas, que tienen millones de años haciendo lo que hacen, han conseguido menos que nosotros, ya que, con algunas excepciones, solo aprovechan el 1% de la energía del sol.

Viendo esto, los investigadores se centraron en buscar una forma de aprovechar esta eficiencia, pero la energía producida debía usarse en el momento, o almacenarla de formas poco practicas.

El profesor Daniel Nocera creó lo que el llamó una «Hoja Artificial». Una cinta de silicona con catalizadores a cada lado que, en presencia de agua y al exponerse a la luz solar, separaba las moléculas del agua y liberaba por un lado el Hidrógeno y por el otro, el oxigeno presentes en el agua.

El inconveniente de este método era que el hidrógeno no es fácil de almacenar, y menos de manipular ya que puede llegar a ser peligroso. Ademas de que el mismo admitió que este hidrógeno no podía usarse así como así, debía procesarse primero.

Ahora, la profesora Pamela Silver tomó esta idea y con la ayuda de Nocera, la oriento de manera diferente. Tomaron los catalizadores de Nocera y los combinaron con una bacteria que transforma el hidrógeno en algo mas manejable.

Usando la bacteria Ralstonia eutropha, la cual usa el hidrógeno y el dióxido de carbono de la atmósfera para multiplicarse, crearon lo que ellos llaman una «Hoja Biónica» ya que usa partes artificiales y organismos vivos para funcionar.

Quizás te interese:   Estudiantes crean un esmalte de uñas que detecta drogas en las bebidas

La bacteria fue modificada para producir isopropanol mientras se multiplica, por lo que este compuesto, que es usado como solvente mayormente, también puede ser usado como combustible liquido para algunos medios de transporte.

Claro, al quemar el isopropanol, se libera CO2 a la atmósfera, pero en menor cantidad que el que usa la bacteria para multiplicarse, por lo cual seria una manera de disminuir la contaminación producida por exceso de este gas de invernadero.

Sin embargo, aun queda mucho trabajo por hacer. El equipo indica que solo una séptima parte del hidrógeno producido fue convertido en isopropanol, por lo que esta prueba de concepto necesita evolucionar por mas tiempo para aumentar su eficiencia.

Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.