Smart Straw: Cómo prevenir las violaciones de adolescentes

Smart Straw: Cómo prevenir las violaciones de adolescentes

Este dispositivo en forma de pajita podría prevenir incontables violaciones de adolescentes. Y fue inventado por tres estudiantes de preparatoria.

Existe una realidad de la que no podemos escapar: Los adolescentes necesitan salir a divertirse. Y por muchas precauciones que se tomen, en las discos y los lugares que frecuentan estos chicos existen peligros de los que, aunque muchos estén conscientes, muchas veces no los pueden evitar. Porque, vamos, te estás divirtiendo, si te la pasas todo el rato angustiado por lo que te pueda pasar, no disfrutas la noche.

Uno de los peligros de mayor presencia en estos sitios son las llamadas «drogas de violación». Un compuesto químico que los agresores depositan en las bebidas de adolescentes desprevenidos. Estos químicos normalmente no tienen color, olor o sabor, o es muy tenue y se camufla bien con las bebidas. Una vez que esto es ingerido, la víctima se vuelve presa fácil de una violación, pues la incapacita y normalmente no recuerdan nada de lo ocurrido durante el efecto de las drogas.

Aunque se sigan medidas básicas, como no dejar tu bebida sin supervisión o no recibir bebidas de extraños, siempre los agresores encuentran una manera de administrar la droga sin que la víctima se percate. Y, vamos, en una noche de fiesta, con el bullicio y todo mundo bailando, distraernos un par de segundos es algo normal.

Distintas soluciones se han planteado para que las víctimas puedan protegerse. Hace un tiempo, unos estudiantes inventaron un esmalte de uñas que reaccionaba con dos de las drogas usadas para violaciones. Algo que las chicas siempre llevan: esmalte en sus uñas. Solo tenían que agitar la bebida y si el esmalte cambiaba de color, la bebida había sido adulterada.

Quizás te interese:   Las nubes de las estrellas fallidas podrían albergar vida

Este enfoque tenía varias ventajas en su aplicación: Era fácil de llevar, fácil de usar y bastante discreto. Pero había algo que no consideraba este producto, y es que hay drogas que no necesitan ser ingeridas. El mero contacto con la piel de la víctima es suficiente para que haga su trabajo. Además, los chicos no llevan esmalte de uñas. Por lo menos, no es el estándar.

Cambiando el enfoque

Pensando en esto, un trio de chicas ha tomado otro enfoque. Algo que también es fácil de llevar y de usar, igual de discreto, pero que su uso no requiere que tu piel entre en contacto con la bebida en ningún momento: Una pajita.

Prácticamente en toda bebida podemos poner una pajita sin que esto represente un problema. Es uno de esos elementos omnipresentes en los bares, discos y fiestas, pues muchas de las chicas acostumbran a tomar su bebida con pajitas. Llevar una pajita en la bolsa tampoco es algo que quite mucho espacio o que sea incómodo cargar.

Las autoras del invento son Susana Cappello, Carolina Baigorri y Victoria Roca. Ellas son tres estudiantes de la preparatoria Gulliver, en Pinecrest, Estados Unidos. Su inspiración inició al conocer la alarmante estadística de 1 en 5 chicas y 1 en 16 chicos víctimas de abusos sexuales debido a estas drogas en las bebidas mientras estaban en la universidad.

Simple, sencillo y barato

Las chicas buscaban una forma simple de comprobar si una bebida había sido adulterada. Entre varias ideas, lo más simple y práctico parecía ser una pajita. Era algo barato, sencillo de usar y fácil de llevar. De hecho, es algo que podía ser distribuido por las universidades o los mismos sitios de recreación que frecuentan los adolescentes.

Quizás te interese:   Químico presente en las heces mejora la salud de animales

El dispositivo en forma de pajita se torna azul al ser introducido en una bebida ya sea alcohólica o no alcohólica que haya sido adulterada. Detecta dos de las drogas más usadas para este propósito, el ácido gamma-hidroxibutírico (GHB), también conocido como éxtasis líquido y la Ketamina. Las estudiantes se encuentran trabajando para detectar el flunitrazepam, conocido con el nombre de Rohypnol.

Las estudiantes enviaron su proyecto a la competencia Miami Herald Business Plan, una competencia anual de emprendedores y startups. Y de entre más de 300 participantes, ellas fueron las ganadoras. Ahora se encuentran en planes de lanzar una campaña de crowdfunding para fabricar estos dispositivos a gran escala. Por el momento el dispositivo se encuentra sin un nombre oficial. Están decidiendo que nombre va a llevar para comercializarlo y están en trámites de patente.

Las jóvenes emprendedoras Susana Cappello, Carolina Baigorri, y Victoria Roca

Las jóvenes emprendedoras (De izquierda a derecha) Susana Cappello, Carolina Baigorri, y Victoria Roca. Cortesía de Susana Cappello

Según palabras de las autoras, esta es una manera bastante simple de proporcionarles protección contra estas drogas a cualquier género.

Este tipo de dispositivos, junto con algunos como los que provee la compañía DrinkSavvy, podrían ayudar a reducir en gran medida estas alarmantes estadísticas. DrinkSavvy, fabrica agitadores y vasos plásticos que cambian de color cuando entran en contacto con las principales drogas de violación. Así que, más que fabricar los productos, se debe crear un plan de masificación. El dispositivo no sirve de nada si no es usado. En cada lugar donde las personas estén expuestas a estos peligros, estos dispositivos deberían ser usados de manera regular.

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Fuente: Miami Herald

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.