Neurotecnología recrea el sentido del tacto artificialmente

Neurotecnología recrea el sentido del tacto artificialmente

Una persona de 28 años que había estado paralizada por más de una década, ha sido capaz de «sentir» nuevamente a través de un implante desarrollado por DARPA.

Es una realidad que cada vez la barrera entre lo artificial y lo biológico es más delgada. Ya existen aparatos que son capaces de «leer» nuestros pensamientos para recibir órdenes, prótesis avanzadas que imitan el funcionamiento de las piernas y brazos y un sin fin de cosas más. Pero DARPA acaba de lograr algo que podría revolucionar el mundo de las prótesis. Ha creado una prótesis capaz de «sentir».

Una persona de 28 años, cuyo nombre se mantiene confidencial para proteger su privacidad, se ha convertido en la primera persona en sentir sensaciones físicas a través de una mano prostética directamente conectada a su cerebro. Esta persona había estado paralizada por más de una década debido a una lesión en la médula espinal y gracias a esta nueva prótesis, ha logrado sentir cuando uno de sus «dedos» artificiales es tocado con casi un 100% de precisión.

Los investigadores inclusive hicieron pruebas tocando dos dedos a la vez, sin decirle nada, a lo que el paciente respondió: «¿Alguien está intentando jugarme una broma?». En ese momento, los investigadores se dieron cuenta de que las sensaciones que tenía el paciente con su mano prostética eran casi naturales.

Hemos completado el circuito. Los miembros prostéticos que pueden ser controlados por el pensamiento se están mostrando prometedores, pero sin la retroalimentación de señales viajando de regreso al cerebro, puede ser difícil alcanzar el nivel de control necesario para realizar movimientos precisos. Al cablear un sentido del tacto desde una mano mecánica directamente hasta el cerebro, este trabajo muestra el potencial para una restauración bio-tecnológica perfecta con un funcionamiento casi natural.

Justin Sanchez, Gerente del programa DARPA

El trabajo clínico involucró la colocación de arreglos de electrodos en la corteza sensorial del voluntario, la región del cerebro encargada de identificar las sensaciones como la presión, y a la corteza motora, que es la parte del cerebro que procesa los movimientos.

Quizás te interese:   El cometa 67P tiene un ciclo de agua según indica Rosetta

La mano artificial cuenta con sensores especializados de torque que pueden detectar cuando se aplica presión en cualquiera de los dedos y convierte esta sensación en señales eléctricas que viajan al cerebro a través de los electrodos.

Mientras el paciente estaba con los ojos vendados, fue capaz de identificar con una precisión de casi 100% cual dedo estaba siendo tocado. Inclusive reportó que la sensación era muy similar a cuando le tocaban su propia mano.

Todavía falta mucho trabajo por hacer. Los sensores solo están en los dedos y por el momento solo se percibe la presión. Faltaría percibir los cambios de temperatura y otro tipo de estímulos necesarios para el día a día de una persona. Sin embargo, no deja de ser un enorme avance para la tecnología de prótesis

Fuente: DARPA

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.