Logran convertir células cancerígenas en células inmunes

Logran convertir células cancerígenas en células inmunes

Científicos descubren por accidente una forma de neutralizar las células cancerígenas de un tipo particular de leucemia.

En lo que podemos catalogar como un «Afortunado Accidente», científicos de Stanford han logrado convertir cierto tipo de células cancerígenas en células que forman parte de nuestro sistema inmune. ¿Cómo lograron esto? Buscando la manera de prevenir que las células cancerígenas murieran tan rápido en sus experimentos. Irónico ¿No?

La leucemia linfocítica aguda es una enfermedad muy agresiva en la cual un grupo de células del sistema inmune se reproducen de manera descontrolada sin llegar a madurar y reemplazan a las células normales dentro de la médula ósea, llegando a impedir, inclusive, que las células saludables se formen produciendo anemia y dejando el cuerpo indefenso ante infecciones y virus.

Los científicos investigaban una forma de leucemia llamada Leucemia Linfoblástica Aguda, en la cual, las células B quedan estancadas en una etapa temprana del proceso de maduración. Estas células, son incapaces de diferenciarse de las células B normales, en parte porque pierden algunas moléculas celulares conocidas como factores de transcripción, que son requeridos para el desarrollo de la célula. Estos, son proteínas que se unen a pequeñas partes del ADN y enciende o apagan ciertos genes.

Este tipo de cáncer es particularmente agresivo, por lo que los investigadores querían aprender mas acerca de estas células con la esperanza de encontrar una manera efectiva de atacarlas. Pero necesitaban mantenerlas aisladas en un paciente vivo en laboratorio por el mayor tiempo posible, por lo que intentaron un sinnúmero de métodos para llegar a este objetivo.

Entre las múltiples técnicas probadas, expusieron las células a cierto factor de transcripción y observaron que empezaron a cambiar en tamaño y forma, adoptando las características morfológicas de un tipo de célula blanca llamada Macrófago, que se encarga de engullir a las células dañadas o los agentes externos.

Quizás te interese:   Han inventado un helado que no se derrite. ¿Quieres uno?

Al estudiar estas células en laboratorio, observaron que tenían expresiones de genes similares a los macrófagos normales y eran capaces de realizar varias funciones normales de este tipo de célula, como engullir bacterias. Ademas, cuando agregaron estas células en ratones sin sistema inmune, estos no desarrollaron cáncer.

Los investigadores tienen razones para pensar que estas células, ademas de ser neutralizadas, también podrían ser capaces de identificar las células cancerígenas, ayudando al cuerpo a desarrollar una respuesta inmune a otras células cancerígenas. Esto es debido a que los macrófagos etiquetan a las células anormales y a los agentes externos para indicar a otros miembros del sistema inmune para atacar. Debido a que estas células vienen de células cancerígenas, poseen la señal que las identifica como células cancerígenas.

Los próximos pasos del proyecto incluyen investigar una forma de realizar esta conversión de las células a nivel clínico, cosa que ya se ha logrado en otros tipos de cáncer.

Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.