El santo grial de la medicina puede estar muy cerca de ser descubierto

El santo grial de la medicina puede estar muy cerca de ser descubierto

Investigadores del Imperial College en Londres pueden estar por descubrir el santo grial de la medicina: La cura definitiva para el resfriado común.

El resfriado común es una de las enfermedades más elusivas con respecto a una cura. Si bien tenemos tratamiento, que básicamente, es tratamiento sintomático, no podemos aún evitar pescar un resfriado.

Esto es porque existen más de 200 tipos de virus que pueden causar el resfriado común, lo que hace complicado fabricar una vacuna o generar un tratamiento que pueda combatirlos todos a la vez. En realidad, esto es un hecho que trae de cabeza a los investigadores desde hace varias décadas.

Uno de los puntos importantes a resaltar es que, si bien el resfriado común puede ser una molestia, hay algunos casos en los que puede llegar a matar. Desde complicaciones como la neumonía, hasta el hecho de no tener un sistema inmune completamente desarrollado o débil, como el caso de los bebés o los ancianos, el resfriado común se puede complicar, sobre todo si no le damos la importancia que merece.

El resfriado común es una enfermedad altamente contagiosa pues el virus puede permanecer vivo por largos períodos de tiempo fuera del cuerpo, dependiendo de la temperatura y la cantidad de rayos UV. Toca una superficie infectada y luego, sin darte cuenta, tocas tu rostro. Al tener contacto con el virus, ya sea por una superficie infectada u otra persona con la enfermedad, el virus encuentra fácilmente su camino a través de las vías respiratorias o los conductos lacrimales e invade las células nasales, donde empieza a reproducirse.

Hasta ahora los estudios en la búsqueda de la cura contra el resfriado común se han basado en la observación de las células inmunes en la sangre. Esta es la forma en que normalmente se generan las vacunas, que no son más que una forma especialmente diseñada del virus inactivo que ayuda a nuestras células inmunes a reconocerlo y prepararse contra las cepas que si se encuentren activas. Pero en este caso, la observación se hizo desde una perspectiva distinta.

«Los estudios anteriores para una nueva vacuna [contra el resfriado común] observaban las células inmunes, o anticuerpos, en la sangre para ver cómo la gente reaccionó a las infecciones de resfriado. Sin embargo, hemos encontrado que cuando los anticuerpos llegan al pulmón o a la nariz, se ven totalmente diferentes y no como sus homólogos en la sangre.»

Dr. Christopher Chiu, profesor titular y consultor honorario en enfermedades infecciosas en Imperial College London

Las vacunas se aplican normalmente de forma intramuscular, por lo que las células inmunes que se activan están principalmente en la sangre. Pero este nuevo enfoque puede ser la solución para enfrentar más eficientemente el virus.

Quizás te interese:   Un nuevo dispositivo diagnostica el VIH en minutos y no días

Al observar los anticuerpos presentes en los pulmones y en las vías respiratorias, los investigadores notaron que, si querían combatir infecciones respiratorias, tenían que llevar la vacuna a las vías respiratorias para que aniquile el virus antes de que empiece a replicarse. Por este motivo han desarrollado un spray nasal llamado SynGEM® en conjunto con una empresa holandesa de biotecnología llamada Mucosis y este mes han empezado las pruebas en humanos.

Obviamente no podemos (todavía) generar una única vacuna efectiva contra más de 200 tipos de virus, pero el lado bueno es que más del 80% de las infecciones son causadas solo por tres tipos de virus: El rinovirus, el coronavirus y el virus sincitial respiratorio, conocido como RSV. El spray SynGEM® está diseñado para atacar este último.

A principios del mes de noviembre, se reclutaron 48 voluntarios para realizar las pruebas con el SynGEM®, 36 vacunados y 12 placebos. Si los pacientes vacunados logran generar células inmunes en las vías respiratorias, se probará que la vacuna funciona. Ahora solo hay que esperar.

Las pruebas en ratones vienen desde hace ya un tiempo con resultados satisfactorios. Se ha demostrado que el SynGEM® detiene la infección en ratas y ratones. Según los investigadores, los ratones tienen muchas similitudes con los humanos, sobre todo en la forma en como envejecen y cómo se comporta el sistema inmune en las edades más avanzadas.

No es la primera vez que una vacuna no inyectada tiene resultados más satisfactorios que sus contrapartes inyectadas. En el 2014 se probó una vacuna oral en monos que mostró mucha mayor efectividad deteniendo la infección de VIH que sus equivalentes inyectadas.

Quizás te interese:   Usan ultrasonido para revertir los síntomas del Alzheimer

De funcionar esta vacuna en humanos, podríamos estar hablando de un hito en el mundo de la medicina. Además, esta nueva perspectiva puede ayudar a estudiar otros tipos de virus que infectan el cuerpo a través de vectores que no son la sangre. Quizás en un futuro cercano podamos generar vacunas más eficientes para distintos tipos de enfermedades.

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Fuente: Mucosis

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.