El copyright vuelve al ataque. El nuevo blanco: El Cosplay

El copyright vuelve al ataque. El nuevo blanco: El Cosplay

En EE.UU. La corte suprema estudia un proyecto de ley que podría volver ilegales a los cosplayers. ¿El fin de estas competencias en los comic con?

Una de las actividades más frecuentes durante el comic con es el cosplay. Los fans se disfrazan de sus personajes favoritos de películas, video juegos, anime, etc. y hasta hacen competencias de esto buscando los mejores cosplayers, o los que más se parecen al personaje que interpretan.

Esta actividad puede ser la próxima en la lista de la DMCA debido a una demanda introducida por una compañía que fabrica uniformes para porristas llamada Varsity Brands, contra una homologa llamada Star Athletica, alegando que la mayoría de sus diseños están protegidos por copyright y que la empresa demandada ha copiado varios de ellos. Star Athletica se defiende alegando que los diseños de ropa están explícitamente exentos de copyright

Ambos argumentos están basados en un concepto conocido como posibilidad de separación, un concepto tan abstracto que inclusive los más experimentados abogados de copyright, evitan tomar.

Todo el tema empieza porque las leyes de copyright protegen el trabajo creativo, también conocido como «material intelectual», mas no la utilidad del artículo en sí. Es decir, el copyright protege la música dentro del CD, no el disco en sí.

La ropa es considerada un artículo funcional y no existen leyes que definan la frontera entre la propiedad intelectual y la parte funcional de la ropa. De hecho, tiendas como GAP, Forever21 y H&M dependen de su habilidad para diseñar ropas similares a las tendencias actuales sin la necesidad de pagar las exorbitantes tarifas de los diseñadores de alta costura.

Quizás te interese:   Bug permitía a cualquiera cambiar tu contraseña de Facebook

Si se decide que los diseñadores originales de las prendas tienen total libertad de demandar por copiar el cómo se ve una prenda, esto podría suponer un daño masivo a tiendas como GAP y H&M, y por supuesto, a los cosplayers, que no podrán usar sus atuendos sin pagar una tarifa a los diseñadores originales. Si resulta que se puede demandar por los patrones, el color o el corte de un traje, los cosplayers van a tener que pagar por sus atuendos o buscar otro hobbie.

Fuente: Public Knowledge

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.