CRISPR/CAS9 o cómo acelerar miles de veces la evolución

CRISP/CAS9 o cómo acelerar miles de veces la evolución

Si pudieses decidir que tus hijos tuviesen un CI de 1.000, ¿Lo harías? ¿Cuáles son las implicaciones morales de jugar con la genética de nuestra raza?

La evolución está transformando a la raza humana, pero es un proceso que dura miles de años. Esta tecnología podría acelerar de manera increíble este proceso. Y estamos hablando de reducir miles de años de evolución a solo una generación. Así de impactante es la técnica de edición genética CRISPR/CAS9.

Tenemos en nuestras manos una herramienta increíblemente poderosa, una que puede cambiar el curso de la historia de la humanidad. Lo único que nos detiene son los conflictos morales, pues esta clase de poder tiene muchas implicaciones bastante profundas en la sociedad.

El Ctrl+C & Ctrl-V de la genética

La técnica de edición genética CRISPR/CAS9 inició como un estudio en 1987 de como las bacterias se defendían de los virus. Posteriormente, durante la primera década del 2000, se realizaron más investigaciones sobre esta curiosa cualidad de las bacterias. Para el año 2012, en una investigación dirigida por las doctoras Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna de las Universidades de Umeå y California respectivamente, demostraron como usar esta “cualidad” a nuestro favor.

Las investigadoras demostraron en su estudio que este mecanismo de inmunización de las bacterias podía usarse como una herramienta de edición genética. Una herramienta capaz de “cortar y pegar” secuencias específicas de ADN in vitro. Era una manera tan precisa de remover o reemplazar secuencias específicas de ADN, que rápidamente se convirtió en una de las técnicas de vanguardia en biología molecular.

Gracias a esta técnica, los investigadores han sido capaces de reparar ciertos genes y modificar el genoma de ratas y otros animales para realizar estudios sobre enfermedades complejas para las cuales no existían modelos animales. Inclusive, han logrado eliminar el ADN del VIH en células inmunes. Con todo este poder, ¿Cuál es el límite?

La técnica CRISPR/CAS9 es como disponer de unas “Tijeras moleculares”. Nos permite ir a una secuencia específica de ADN y “cortarla” para eliminar esa expresión o también reemplazarla con otra cosa. Esto puede permitir que erradiquemos problemas genéticos como la hemofilia, el síndrome de Down y otras fallas en el genoma humano. Pero también podrían permitirnos cambiar genes específicos para “mejorarnos”.

Humanos modificados: ¿Ciencia o Ficción?

Al inicio de este siglo, por el 2003, logramos mapear el genoma humano. Aunque aún desconocemos la función de muchos de los genes, existen otros que sí que sabemos para qué sirven. Expresiones genéticas que provocan enfermedades o predisposición a las mismas, como el síndrome de Down, la hemofilia, el cáncer o la diabetes. Pero también existe otro grupo de genes conocidos. Genes que controlan la densidad ósea, la longevidad, la resistencia e inclusive algunos de los que controlan la inteligencia.

En 2016, les concedieron luz verde a unos investigadores de Reino Unido para realizar modificaciones genéticas en embriones humanos. La idea era estudiar el desarrollo de estos embriones y observar el efecto que tenía la modificación en los mismos. Pero este permiso solo les permitía el estudio sobre los embriones in vitro por 14 días de desarrollo. No se les permitía implantar estos embriones en ninguna mujer para un desarrollo a término. Esto es debido a los obvios problemas morales que esto acarrea.

Quizás te interese:   Mutaciones genéticas que te convertirían en Superhumano - Parte I

Un mundo con superhumanos

Supongamos que tenemos a John Doe. John, es un embrión humano fertilizado artificialmente. Digamos que modificamos el embrión de John usando CRISPR/CAS9 y alteramos la expresión del gen ACTN3 con una variante que permite la fabricación de una proteína especial llamada alpha-actinina-3. El pequeño John tendría una predisposición enorme para las carreras sprint. De hecho, puede que nadie le pueda ganar en los 100 metros planos, pues esta proteína controla la forma en que las fibras musculares se contraen rápidamente.

Esto le daría a John una ventaja injusta ante cualquier otro humano concebido de forma “natural”. Sí, básicamente, John fue diseñado para correr. Pero esto no acaba aquí.

Hace algunos años, varios investigadores descubrieron que cerca de 1000 alelos controlaban el coeficiente intelectual de una persona. Ciertas expresiones genéticas permitían coeficientes por encima o por debajo de la media. Digamos que ahora decidimos modificar algunos de los genes de Jane Doe. Estos genes permitirían que Jane tuviese con coeficiente intelectual de 900 o 1.000 (Si, es alucinante, pero según los investigadores, podríamos inclusive superar esos valores).

Quizás Jane podría descifrar el misterio de la constante cosmológica. Quizás podría descubrir una manera de estudiar la materia oscura, o desarrollar curas contra enfermedades que antes eran incurables. Pero, ¿Esto es moralmente correcto?

Diseñar humanos es algo que se acostumbra a ver en ciencia ficción, pero desde unos pocos años para acá, ya pasó al plano de la ciencia pura y dura. Lo único que nos detiene de hacerlo son los dilemas morales que esto acarrea. Porque, por ejemplo, ¿Quiénes somos para decidir el futuro de una persona que ni siquiera ha nacido?

Piénsalo por un momento. Estamos definiendo el futuro de esas personas desde el mismo momento en que decidimos hacerlas más fuertes, más rápidas o más inteligentes.

Quizás te interese:   Mutaciones genéticas que te convertirían en Superhumano - Parte II

Jugar con la evolución no es algo nuevo. La evolución dirigida o asistida permitió la existencia de los miles de razas de perros domésticos que existen hoy en día, pero esto tomó miles de años. Con CRISPR/CAS9, esto podría tomar décadas o hasta menos para tener el mismo efecto. Ahora imagina esto para los humanos: personas especializadas en fuerza, o resistencia. Personas que están diseñadas para tareas específicas, con huesos más fuertes, con capacidad para percibir más colores del espectro electromagnético, o con una inteligencia que nos tomaría miles de años de alcanzar con nuestro proceso evolutivo normal.

Existen genes ya conocidos que provocan que sus portadores tengan habilidades excepcionales. Poner estas habilidades al alcance de todos no sería una tarea difícil usando CRISPR/CAS9. Lo difícil vendría a ser tomar la decisión. Dar ese paso de no retorno en el que nuestra raza cambiaría por completo.

La modificación genética ya no es tema de ciencia ficción

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.