Crean una rosa biónica que se comporta como una batería

Crean una rosa biónica que se comporta como una batería

El concepto de «Energía verde» podría volverse más literal de lo que piensas en el corto plazo, usando la fusión de la biología con la electrónica.

¿Recuerdan Trascendence? Esa en donde Johnny Depp carga su conciencia en una especie de supercomputadora y evoluciona hasta el punto de crear humanos artificiales conectados tipo sociedad colmena. Bueno, quizás lo que parece una locura y ciencia ficción en su estado más puro por estos días, en un futuro no sea tan descabellado.

Unos científicos suecos de la universidad de Linköping vienen trabajando desde hace un par de años en lo que podría ser el inicio de una revolución tecnológica: Plantas que funcionen como circuitos eléctricos.

Hace un par de años, por el 2015, estos científicos presentaron al mundo la primera planta electrónica del planeta. Y no una hecha con cables y tarjetas, sino que, en su lugar, los investigadores introdujeron un polímero sintético en una rosa que fue absorbido por su sistema vascular donde eventualmente se autoensambló en cadenas más largas capaces conducir señales eléctricas.

El problema en ese momento era que el polímero sintético usado tenía la tendencia a aglutinarse mientras pasaba a través del tejido vascular de la planta, creando circuitos orgánicos en regiones limitadas y localizadas. El objetivo final era darle a la planta funcionalidad electrónica completa, por lo que los investigadores de la Universidad de Linköping desarrollaron un tipo diferente de polímero, llamado oligómero.

Este nuevo polímero fue creado usando Sal de Sodio de Bis [3,4 – etilendioxitiofeno] – ácido 3 – tiofeno – butírico y grupos externos de 3,4 – etilendioxitiofeno (¡Ah! Mis recuerdos de los impronunciables nombres de química orgánica), o ETE-S, una molécula mucho más pequeña que puede abrirse paso a través de todo el sistema vascular de la planta, desde su tallo hasta sus hojas y flores, donde se autoorganiza en una red completa de cables conductores de electricidad.

Quizás te interese:   Usan ultrasonido para revertir los síntomas del Alzheimer

Los investigadores sumergieron una rosa recién cortada en una solución de agua con ETE-S, esto hizo que la planta distribuyera el ETE-S por su tejido natural de distribución de agua llamado xilema.

Después de 2 horas de inmersión, el proceso de polimerización parecía iniciar espontáneamente, lo cual produjo un oscurecimiento del xilema en los haces vasculares. Después de 24 horas de inmersión, la rosa fue visualizada, revelando que algunos vasos de xilema estaban completamente llenos, mientras que otros sólo tenían un revestimiento de polímero en las paredes internas.

Aunque la polimerización se localizó en los vasos del xilema, los investigadores notaron que la solución ETE-S podía pasar a través de las paredes del xilema y entrar en la pared celular de las hojas. Allí, se estableció en el espacio entre la pared celular y la célula, llamada apoplasto.

Además de esto, los cables de oligómeros que se formaron en el interior del vástago de la rosa electrónica corren paralelos entre sí, separados y aislados por las células vegetales, que también resultan ricas en electrolitos. Es decir, estamos ante un supercapacitor vegetal. La planta se ha convertido en una especie de batería que puede contener una carga eléctrica masiva por un corto período de tiempo.

Aunque todavía es una tecnología bastante preliminar, esta planta biónica puede ser el principio de una revolución tecnológica. Cuantas veces no escuche decir por ahí «Ojalá las plantas dieran Wifi, así nadie las cortaría». Pues probablemente en un futuro, no solo den frutos, oxígeno y sombra esenciales para la vida, sino también electricidad y wifi.

Imaginen un campo de rosas a las afueras de una ciudad que, aparte de producir oxígeno, embellecer el paisaje y perfumar el ambiente, también le de electricidad a los habitantes. Eso reduciría (o debería hacerlo) la cantidad de electricidad generada por medios contaminantes. ¿Quién dice que la tecnología no contribuye a la batalla contra el calentamiento global?

Quizás te interese:   Batteriser le devuelve la vida a tus baterías agotadas

Swedish Researchers Have Created Electronic Roses

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.