Una polémica técnica pretende revertir la muerte

Una polémica técnica pretende revertir la muerte

Planean iniciar un estudio a finales de este año con un objetivo bastante controvertido: Revertir la muerte. ¿Es correcto traer de vuelta a quien ya se fue?

La muerte cerebral es el término usado por la medicina para declarar que alguien está clínicamente muerto. Es decir, ya no hay nada que hacer. Su cerebro dejó de funcionar completamente y aunque tenga soporte vital artificial, su cuerpo no podrá funcionar si estos aparatos fallasen o fueran retirados. Es diferente al coma, pues todas las funciones del cerebro cesan completamente de manera irreversible.

La compañía Bioquark quiere burlar a la muerte, probando una terapia que usa células madre para intentar “revivir” al paciente una vez que se ha declarado clínicamente muerto. Es decir, revertir la muerte cererbal y recuperar las funciones cognitivas.

Ira Pastor, la CEO de Bioquark explica que el procedimiento para revertir la muerte no es un procedimiento. Son varias terapias simultáneas que consisten en inyectar células madre en la médula espinal junto con una mezcla de proteínas, estimulación eléctrica y con láser dirigida al cerebro con el objetivo de que se generen nuevas neuronas y se conecten entre sí, revirtiendo lo hasta ahora irreversible.

Aunque parezca sacado de un libro de ciencia ficción, la verdad es que esta gente va en serio. Pastor indica que ya están en las fases finales y pretenden iniciar pruebas en humanos antes de finalizar este año. Es posible que en los próximos meses empiecen los primeros reclutamientos de voluntarios en Latinoamérica.

Posiblemente una de las preguntas más significativas respecto a esto sea cómo van a hacer el papeleo los voluntarios si se supone que están muertos. ¿Lo harán sus familiares? ¿Tienen derecho a regresarte de la muerte sin conocer el estado en el que regresarás, si es que regresas? Sin embargo, hay mucho más de que preocuparse respecto a todo esto.

El año pasado, en India, un equipo de investigación propuso algo similar, aunque no se inscribió ningún paciente. Sin embargo, el estudio fue detenido por los entes reguladores por falta de “aclaraciones”. Ahora Pastor aparentemente ha conseguido el permiso para conseguir 20 “pacientes” que hayan sido declarados con muerte cerebral a los cuales les realizará una serie de tratamientos.

Una terapia que recuerda mucho al Dr. Frankenstein

Indiscutiblemente, muchos de nosotros habríamos querido evitar que algún familiar o ser querido hubiese muerto. Más aún si se trata de algún accidente que ocasionó muerte prematura, pero, ¿Qué tan ético es traer a alguien de entre los muertos? Más importante aún ¿Es siquiera posible?

Quizás te interese:   Listado de empresas que pagan por encontrar bugs en sus sitios

Los tratamientos a los que serán sometidos los pacientes empiezan, como ya comentamos, con la inyección de células madre en la médula espinal. Piensan extraer estas células de la grasa corporal o la sangre del mismo paciente. Junto a esto, se inyecta una fórmula péptida llamada BQ-A que pretende servir de alimento para las nuevas neuronas que se pretenden formar. Luego se realizará un régimen de electroestimulación nerviosa y terapia de láser durante 15 días para fomentar la creación de conexiones en estas neuronas.

Los investigadores seguirán el progreso del tratamiento a través de electroencefalografía. Esto les permitirá saber si el tratamiento está funcionando. Luego de los 15 días de tratamiento probablemente escuchemos una risa maníaca y un grito de ¡Está vivo!… Ok, no.

Revertir la muerte: ¿Realidad o solo una cruel esperanza?

La verdad es que todo el tema es delicado por varias razones. Una de las más importantes que se me ocurre es que, de funcionar el tratamiento, ¿Qué es lo que vamos a regresar de la muerte? Si los recuerdos, las vivencias y lo que te hace tú están almacenadas en gran medida en tu cerebro en forma de conexiones neuronales, ¿Qué pasará con la personalidad de las personas que regresen gracias a esa técnica?

Otra de las grandes controversias radica en que no existe literatura que avale que este procedimiento funcione, por lo cual es probable que las personas terminen invirtiendo grandes sumas de dinero para traer a un ser querido de vuelta y al final termines obteniendo un “Gracias por participar”. Finalmente, el dinero no importa cuando se habla de un ser querido, pero darle esperanzas a alguien de recuperar a alguien amado sin tener ninguna prueba de éxito puede llegar a ser un poco cruel.

Bioquark no ha realizado aún pruebas completas de este tratamiento, ni siquiera en animales. El tratamiento ha sido probado en otros casos como coma o ACV. Pero revertir la muerte cerebral son palabras mayores.

¿Que tantas posibilidades de éxito hay?

Aunque no existe literatura médica que avale el procedimiento, la verdad es que las terapias a utilizar, por separado, han dado buenos resultados en personas con daño cerebral.

Las inyecciones de células madre en el cerebro o la médula espinal han mostrado algunos resultados positivos para los niños con lesiones cerebrales; También se han completado ensayos que utilizan procedimientos similares para tratar la parálisis cerebral y la ELA. Un pequeño estudio no controlado de 21 pacientes con accidente cerebrovascular encontró que recuperaron más movilidad después de recibir una inyección de células madre en sus cerebros.

Quizás te interese:   Un nuevo dispositivo diagnostica el VIH en minutos y no días

En el caso de los dispositivos láser transcraneales, la evidencia es mixta. Se ha demostrado que esta técnica estimula el crecimiento de neuronas en algunos estudios en animales. Sin embargo, un estudio de alto perfil de Fase 3 de uno de estos dispositivos en seres humanos se detuvo en 2014 después de que no mostró ningún efecto en las capacidades físicas de 600 pacientes a medida que se recuperaban de un accidente cerebrovascular. Existen en progreso otros ensayos para reactivar a las personas en estado de coma usando láser.

La literatura sobre la estimulación eléctrica es, principalmente, casos de estudio. En uno de estos casos, hablan sobre una prueba realizada en 12 pacientes que tenían un puntaje de Coma de Glasgow de 4, una puntuación extremadamente baja en la escala. Con el tiempo, y con la estimulación nerviosa, cuatro de esas 12 personas hicieron una “buena recuperación”; Mientras que otros quedaron con discapacidades menores o mayores después de su coma.

¿Hablamos de ciencia o de fe?

Algunos investigadores han levantado la bandera e indicado que, aunque los tratamientos de forma independiente han tenido cierto nivel de éxito, no hay forma de que pueda funcionar en un cerebro muerto. Las técnicas se basan en la existencia de un tronco cerebral funcional, una de las estructuras por las que pasan las neuronas motoras antes de conectarse con la corteza propiamente dicha. Si no existe tal cosa, la técnica simplemente no funcionará. No habrá manera de revertir la muerte.

Aunque Pastor está de acuerdo con este enfoque, dice que la técnica aún puede funcionar debido a que existe un pequeño grupo de células que siguen funcionando en el cerebro de los pacientes declarados con muerte cerebral.

Aun así, la evidencia científica indica que ningún paciente al que se le haya declarado muerte cerebral ha recuperado funciones cerebrales bajo ninguna circunstancia. Y hablamos de más de 13 años de estudios y unas 38 investigaciones científicas al respecto.

En Bioquark piensan que tienen algo de oportunidad de que la técnica funcione. Piensan que usando las técnicas correctas pueden llegar al éxito. Otros investigadores piensan que si lograran revivir a alguien de este modo sería realmente un milagro.

Recuerden dejar sus comentarios, alimentan el debate y nos ayudan a mejorar.

Fuente: Daily Mail

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.