Cada vez más cerca de la «verdadera» Inteligencia Artificial

Cada vez más cerca de la "verdadera" Inteligencia Artificial

Tres robots humanoides fueron sometidos a una prueba clásica de conciencia la cual fue aparentemente superada por uno de los robots de manera satisfactoria.

Uno de los más grandes sueños del ser humano es crear la Inteligencia Artificial. Por un lado, sería una revolución tecnológica tener máquinas pensantes capaces de llegar a donde ningún ser humano puede llegar y tomar decisiones por su cuenta sin la necesidad de un «operador». Y por otro lado, es esa parte vanidosa que tenemos los humanos de querer ser dioses dadores de vida. Sea cual sea la motivación, no deja de ser un campo interesante.

En esta oportunidad se pusieron a prueba tres robots llamados Nao Robots de la compañía Aldebaran. Los Nao Robots, son unos tiernos robots de 58 centímetros de altura que están diseñados para reconocer escuchar e interactuar con los seres humanos en su día a día. Es una suerte de «compañero» robotico dotado de inteligencia artificial.

Para la prueba, Selmer Bringsjord, presidente del departamento de ciencia cognitiva en el laboratorio de IA y razonamiento del instituto politécnico de Renssealer, tomó tres de estos simpáticos robots y les dijo que a cada uno de ellos se les había dado una píldora. Dos de ellas eran «píldoras embrutecedoras» que inhabilitaba para hablar al que la tuviese y la tercera era un placebo. Luego, se les preguntó si le habían dado el placebo o la píldora real.

Después de un largo rato de silencio, uno de ellos dice «no lo sé». Luego levanta su mano cual niño que pide la palabra y dice: «Lo siento, ahora lo sé. Soy capaz de probar que no me fue dada la píldora embrutecedora».

Quizás te interese:   Usan bacterias como disco duro biológico gracias a CRISPR/Cas9

Este acertijo es una variación del conocido acertijo del consejero del rey, en el que un rey selecciona a tres hombres para decidir cuál de los tres será su consejero. Para la prueba, los sienta en una mesa redonda con los ojos vendados y les dice que su consejero será aquel que diga correctamente el color de su sombrero, sabiendo que puede ser blanco o azul, y que existe por lo menos uno blanco y por lo menos uno azul, es decir, los tres no pueden ser del mismo color. Luego de estas instrucciones, les quita la venda, pero hay un truco. Los participantes no se pueden comunicar con los otros.

Claro que la prueba a la que fueron sometidos los robots no fue tan compleja, pero es una prueba de que el robot entendió las reglas del juego, reconoció su propia voz y se dio cuenta de que es un individuo distinto de los otros dos robots.

Los Nao Robots están programados con un algoritmo propietario llamado Deontic Cognitive Event Calculus (Cálculo de eventos Deóntico Cognitivos), que les otorga capacidades de razonamiento. Los resultados serán expuestos en el simposio de comunicación interactiva entre robots y humanos del IEEE a celebrarse en Japón entre el 31 de Agosto y el 4 de Septiembre.

En el siguiente video puedes ver cómo se desarrolla el experimento

Fuente: IFLScience

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.