Aprovechando el CO2. De contaminante a tesoro tecnológico

Aprovechando el CO<sub>2</sub>. De contaminante a tesoro tecnológico

El CO2 es el principal causante del efecto invernadero. Ahora podríamos reducir su presencia en la atmosfera mientras lo aprovechamos para la tecnología.

Stuart Licht, de la Universidad George Washington ha dado con una técnica que podría revolucionar el mundo. Solo necesita sal y luz solar para generar un poco de energía eléctrica que usa para extraer el carbono y transformarlo en nanofibras de carbono de alto rendimiento, material altamente usado en la electrónica y la fabricación de baterías. Como el mismo Licht indica, esto es como “Extraer Diamantes del Cielo”.

El método filtra el CO2 del aire y aplicando un poco de corriente, transforma el CO2 en fibras de carbono en el extremo de un electrodo. Según Licht, es capaz de producir 10 gramos de nanofibras por hora. Además de absorber el CO2 de la atmosfera con su consecuente disminución, este método no genera ningún otro contaminante, pero lo que a futuro, sería una opción válida para deshacer el daño que la misma tecnología le ha causado al planeta.

Por ahora falta afinar la técnica para que las fibras sean más grandes y aumentar la escala de producción para poder industrializar el proceso. Se estima que colocando estos dispositivos en la décima parte del desierto del Sahara, podríamos bajar drásticamente los niveles del CO2 en todo el planeta.

El sistema utiliza síntesis electrolítica para hacer las nanofibras. CO2 se descompone en un baño electrolítico de alta temperatura de carbonatos fundidos a 750 grados Celsius. Luego, el aire atmosférico se añade a una célula electrolítica. Una vez allí, el CO2 se disuelve cuando se somete al calor y la corriente directa a través de electrodos de níquel y acero. Las nanofibras de carbono se acumulan en el electrodo de acero, de donde luego son removidas para aprovecharlas.

Quizás te interese:   Todo lo que sabemos (y no sabemos) de la física en un entretenido video

Para alimentar la síntesis, el calor y la electricidad se producen a través de un sistema hibrido y extremadamente eficiente de concentración de energía solar. El sistema enfoca los rayos del sol sobre una celda solar fotovoltaica para generar electricidad y en un segundo sistema para generar calor y energía térmica, lo que eleva la temperatura de la celda electrolítica hasta la temperatura adecuada.

Se estima que el costo de fabricar esta fuente electrotérmica ronda los 1.000$, que sería cientos de veces menor que el valor del producto final.

Es posible que en un futuro cercano veamos disminuidas las cantidades de CO2 atmosféricos y por consiguiente, le demos un freno al calentamiento global y al efecto invernadero. Claro que falta trabajo, además de estudiar el impacto ambiental, que si bien, en este momento puede ser muy beneficioso, a futuro puede tener otras consecuencias. Recordemos que el CO2 es necesario en la atmosfera para regular la temperatura del planeta, y que el problema que estamos causando con la quema de combustible fósil, es que el proceso natural de recuperación que posee la tierra no le da tiempo de reciclar el CO2 para mantener los niveles equilibrados.

Esto puede ser una solución a mediano plazo para compensar la cantidad de CO2 que estamos enviando a la atmosfera. Quizás si podamos tener un futuro más verde.

La investigación fue presentada en la 250a Reunión Nacional y Exposición de la Sociedad Química Americana en Boston en Agosto de este año.

En el siguiente video el mismo Licht explica el funcionamiento del dispositivo:

Fuente: American Chemical Society

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.